“Los jóvenes se alejan cada vez mas del mundo real […]” – Radio Mitre

 

Para más información y contacto:

  • WhatsApp: +54 9 11 2684-0326

 

“La gente no tiene que descargar sus creencias del mundo en otros[…]” – Radio Con Vos

Para más información y contacto:

  • WhatsApp: +54 9 11 2684-0326

 

“Una nena le pidió ayuda a Vidal por maltrato” – La Nación +

Comparto entrevista del 11/08/2017 en #TerapiaDeNoticias por LN+

Para más información y contacto:
WhatsApp: +54 9 11 2684-0326

Facebook
LinkedIn
Twitter
Instagram

Participación en “Animales Sueltos” de Alejandro Fantino – America TV

Comparto con ustedes mi participación en el programa Animales Suelto de Alejandro Fantino por América TV del día de ayer (04/08/2017) en el que se tocaron múltiples temas tales como Venezuela, Boudou y mas.

 

“Conmoción en Villa Ballester tras el suicidio de un adolescente desde el tercer piso de un colegio” – InfoCielo

El joven de 17 años se arrojó desde lo alto del edificio y falleció camino al hospital. Antes, dejó cartas para sus amigos en las que les pide que “valoren a los que los rodean” y “cumplan lo que siempre desearon”. 

Un joven de 17 años falleció durante la mañana de ayer tras arrojarse desde el tercer piso de la Escuela Técnica N°2 Alemania, en Villa Ballester, partido de General San Martín.

El hecho tuvo lugar en calle Pacífico Rodríguez al 5600. Luego de caer en un patio interno del establecimiento, fue trasladado al hospital Eva Perón, pero falleció en el camino.

Antes de suicidarse, el adolescente les dejó cartas a sus amigos de quinto año, en las que les pidió que “valoren a los que los rodean” y “cumplan lo que siempre desearon”. “Este mundo no es para mí, yo no pertenezco y es hora de partir”, expresó en uno de los escritos.

En relación a este hecho, el psiquiatra Enrique De Rosa subrayó que “la población adolescente está particularmente señalada” y remarcó que si bien “hay que estar alerta a una serie de señales”, éstas no siempre son claras y varían de acuerdo al caso.

FUENTEInfoCielo

“Animales Sueltos” – AmericaTV – 10/04/2017

 

Para más información y contacto:
– WhatsApp: +54 9 11 2684-0326

– Facebook
– LinkedIn
– Twitter
– Instagram

“Animales Sueltos” – AmericaTV – 20/03/2017

 

Para más información y contacto:
WhatsApp: +54 9 11 2684-0326

Facebook
LinkedIn
Twitter
Instagram

“Mano a mano” con Alejandro Fantino – Animales Sueltos

 

“#NiUnaMenos / Un “Copycat” salteño de Eduardo Vázquez quemó a su pareja” – MuyCritico

La Policía detuvo a Andrés Alejandro Cruz, quien intentó matar a su pareja rociándole alcohol y prendiéndole fuego de la misma manera que lo hizo el baterista del grupo Callejeros con su mujer, Wanda Tadei. El hecho ocurrió en el Barrio Norte Grande. La mujer presenta un 80% de su cuerpo quemado.

La Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, a cargo del fiscal Pablo Paz, está teniendo en el mes de enero más trabajo que en todo el año. En las últimas horas comenzó a actuar en un gravísimo hecho ocurrido en una vivienda de barrio Norte Grande, donde una joven mujer resultó con graves quemaduras en su cuerpo luego de ser prendida fuego por su pareja, un sujeto identificado como Andrés Alejandro Cruz, quien aseguró que fue ella quien quiso suicidares.

Según consignó la pagina de Fiscales, personal policial de la Comisaría 10 de Santa Cecilia fue alertado por el Sistema de Emergencia 911 para verificar un incidente de violencia familiar y al llegar a la vivienda de la manzana 264 B, una mujer dijo que su hijo “había prendido fuego a su novia”. Esta situación fue verificada por el personal que ingresó y encontró a la joven mujer lesionada en el piso y en estado de shock.

Que es un Copycat

A las 3 de la madrugada del 10 de febrero de 2010 en la casa de Pizarro 7083 del barrio porteño de Mataderos, el ex baterista de la banda Callejeros, tristemente recordada por el incendio del boliche Cromañon, arrojó alcohol sobre el cuerpo de su esposa y la prendió fuego con un encendedor.

La desafortunada mujer agonizó 11 días y finalmente falleció en el Hospital de Quemados. Desde entonces los casos se multiplicaron alarmantemente.

Enrique De Rosa, psiquiatra forense y docente de psicología y medicina psiquiátrica de la UBA, describe al “Copycat” como el imitador de un asesino famoso: mata con el mismo método. En este caso, la supuesta fama alcanzada por Eduardo Vázquez es el elemento motivador, a tal punto que después del ataque a su esposa, el servicio telefónico del Programa de asistencia a mujeres víctimas de violencia de la Provincia de Buenos Aires, registró un aumento de una amenaza concreta: “Te voy a quemar como a Wanda”.

Ana María Fernández, profesora titular plenaria de la Facultad de Psicología de la UBA y autora del libro Las lógicas sexuales. Amor, política y violencias, opina que “como un robo, el asesinato de una pareja es un hecho premeditado. Ninguno de estos asesinatos es producto de la emoción violenta. Lo que demuestra que no son crímenes pasionales. Los golpeadores se avivaron de que la muerte por quemaduras es difícil de probar. Y han recurrido a esta metodología como estrategia judicial. Esta seguidilla de muertes de mujeres es una prueba más de la ineficacia de la Justicia para proteger a las víctimas de violencia machista. Es la misma Justicia la que prepara el terreno para que estos hechos ocurran”, analiza, a modo de hipótesis.

Los casos que se repitieron después de la muerte de Wanda Tadei

Wanda Taddei (29): El 9 de febrero de 2010, la mujer del ex baterista del grupo de rock Callejeros, Eduardo Vázquez, resultó gravemente herida tras ser rociada con alcohol y prendida fuego en su casa del barrio porteño de Mataderos y murió 12 días después. El músico siempre sostuvo que fue un accidente aunque actualmente está detenido por homicidio.

Alejandra Céspedes (27): El 22 de febrero apareció prendida fuego en su casa de Paso de la Patria, Corrientes, donde estaba con su marido, y murió el 8 de julio, aunque no se descarta la hipótesis de un suicidio.

Carmen (…): El 27 de marzo resultó quemada tras ser rociada con alcohol y prendida fuego, en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, y murió el 20 de julio en una clínica del barrio porteño de Palermo. Por el hecho fue detenido su marido.

Sabrina Cennamo (24): El 2 de abril fue encontrada incinerada en su casa de El Talar de Pacheco, partido bonaerense de Tigre. También había sido degollada junto a sus dos hijos.

Lidia Valiente (35): El 6 de mayo su cuerpo fue encontrado calcinado en la localidad bonaerense de Valentín Alsina, partido de Lanús. Luego se comprobó que había sido estrangulada y por el crimen fue detenida su pareja, Néstor Benítez (42), en Corrientes.

Betiana Chávez (20): El 24 de mayo murió en un hospital de la ciudad de Neuquén luego de sufrir quemaduras en el 85 por ciento de su cuerpo tras una discusión con su pareja, un hombre de 40 años, que quedó detenido.

Gladys Beatriz Pereira (31): El 23 de mayo sufrió graves quemaduras en la localidad misionera de Los Helechos y murió el 3 de agosto en un hospital de Oberá, Corrientes.

Fátima Guadalupe Catán (24): El 18 de agosto, la joven, que estaba embarazada, sufrió quemaduras en casi el 90 por ciento de su cuerpo en su casa de la localidad bonaerense de Villa Fiorito y murió cinco días después. Su familia acusó al novio pero la Justicia no ordenó su detención ya que no estableció si se trató de un hecho accidental o intencional.

Jorgelina López (29): El 21 de agosto resultó quemada en Salta cuando, al parecer, estaba junto a su amante y murió a los diez días del hecho.

Norma Rivas (36): El 6 de diciembre murió tras ser rociada con nafta y prendida fuego en La Matanza.

Alejandra Rodríguez, diciembre 2010, madre de una nena de 4 años, fue quemada con alcohol por su pareja en el barrio porteño de Flores.

Natalia Nievas (28): El 27 de diciembre murió tras resultar quemada tras un confuso episodio en la localidad de Punta Alta.

Ivana Correa (23): El 25 de enero de 2011 sufrió quemaduras en la mitad de su cuerpo, en su casa de la localidad bonaerense de Monte Grande, y murió cinco días después en el hospital San Martín de La Plata.

Carolina Ruíz Díaz (32): El 28 de enero murió a raíz de las quemaduras que sufrió en el 70 por ciento de su cuerpo, durante una pelea que mantuvo con su concubino, Leonor Céspedes Arévalo (30), que quedó preso, en el barrio porteño de Parque Patricios.

03.02.2011 Verónica Viviana Medina (32): Murió en una clínica privada del partido bonaerense de Tres de Febrero a raíz de las quemaduras que sufrió tras ser rociada con alcohol y prendida fuego en su casa de la localidad bonaerense de Wilde, durante una pelea con su marido, que quedó preso por el hecho.

18.02.2011 Patricia de 42 años sufrió quemaduras de gravedad al ser predida fuego por su pareja tras una fuerte discusión en una casa de la localidad bonaerense de San Justo, informaron fuentes policiales.

Analía Cáceres (30) fue trasladada al Hospital Héroes de Malvinas de Merlo, donde agonizó dos días hasta que murió, en tanto su marido fue detenido con algunas quemaduras y será indagado esta mañana por el fiscal de instrucción de Morón, Hernán Moyano.

20.02.2012 Mailén Aldana (17) recibió quemaduras en el 80 por ciento del cuerpo por parte de su pareja en un domicilio de la localidad bonaerense de Wilde.

Marzo 2011: Una mujer de 33 años murió quemada en San Jorge , Santa Fe. Habría sido prendida fuego por su marido.

Marzo 2011: Una mujer embarazada fue rociada con acetona y prendida fuego. El acusado es su pareja.

03.04.2012 Dolores Ojeda (36) Se produjo su muerte diecinueve días después de haber sido rociada con alcohol en su domicilio de Villa Celina, en el partido bonaerense de La Matanza, por su concubino, que permanecía prófugo.

12.04.2012 María Medina (31) su pareja le roció el cuerpo con nafta y le prendió fuego en el marco de una discusión ocurrida en una vivienda de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

FUENTE: MuyCritico

“Una trama de codicia, bronca y odio en el crimen del empresario” – Perfil

El yerno del español asesinado estaba tan perturbado con el dinero que le sacó un seguro de vida a la víctima para beneficio de su hija y esposa.

Santiago estaba casado con la hija de la víctima. Trabajaba en su empresa hasta que se supo que le robó dinero.

Lejos de ser el crimen perfecto, Santiago Corona llevó a cabo un plan torpe y lleno de cabos sueltos. “Si bien las cámaras de seguridad aceleraron el proceso, de todos modos iba ser capturado con rapidez. Hay cruces telefónicos, mensajes de WhatsApp, vínculos y todo tipo de rastros que lo señalan”, indicaron a PERFIL detectives que investigan el homicidio del empresario español Roberto Fernández Montes. ¿Qué lo motivó? “El aspecto económico, la bronca y el odio”, indicó una fuente judicial.

Si bien se especula sobre la intención de los homicidas, en el expediente, en manos del juez Hernán López, avanza firme una sola hipótesis: “Es claro que fueron a matarlo”. Corona, según la investigación, contó con la ayuda del carnicero Pedro Ramón Fernández Torres –prófugo– y el mecánico César Ricardo Arce López –detenido–.

También aparece con claridad la afección que el yerno de la víctima tenía por el dinero. Tanto que el profesor Miguel Maldonado, médico psiquiatra y médico legista, lo denomina como un “bon vivant, a costa del suegro. También, estaba la pelea familiar. Y el peligro de la denuncia”.

“Los fracasos ‘bursátiles’ que tuvo el principal asesino, la cuantiosa deuda acumulada por la empresa, y la posibilidad de que el suegro en algún momento denunciara la situación, seguramente precipitó el desenlace fatal. Un dato no menor es un contrato de seguro de vidaque el yerno, desde la computadora de su suegro (utilizando las claves que sólo conocía su suegro y que obviamente había hurtado) contrató para él y del cual era beneficiaria su esposa, hija del “futuro muerto”. “Sin invadir terreno jurídico, podría hablarse claramente de premeditación para el futuro asesinato”, dice Maldonado.

Los cómplices, Fernández Torres y Arce López, también fueron movilizados por el dinero. Mensajes de WhatsApp, que se analizan en la causa, demostrarían que los tres hombres hicieron un pacto económico (ver aparte).

“No cabe duda de que tanto el mecánico como el carnicero actuaron por promesa dineraria, y también seguramente porque el ‘jefe e ideólogo’ del grupo los convenció de que actuaban sobre seguro, que nada pasaría porque él ‘controlaba todo’”, asegura el psiquiatra. “Así –continúa– también controlaba a su mujer (hija de la víctima), a las dos niñas producto de esa unión, y pretendió controlar la empresa de su suegro, lo cual desembocó en un estrepitoso fracaso, con quebranto económico incluido, cosa de la que el empresario ya se había anoticiado, aunque con delicada prudencia no efectuó denuncia alguna para no perjudicar y entristecer a su hija”.

“Fue un crimen por codicia”, afirma el perito psiquiatra Enrique de Rosa Alabaster, quien, a la vez, asevera que el contexto familiar tuvo su cuota en la escena. “El yerno amenazaba y nadie lo tomaba en serio. La víctima no lo denunció. Los sujetos que juegan con el patoteo siempre son peligrosos. En algún momento hacen un pasaje al acto, mientras las personas agredidas niegan y apagan las señales de alerta. El yerno pasó barreras, y el suegro no lo detuvo. Corona no tuvo frenos inhibitorios ni tampoco su entorno lo frenó. Sintió que tenía margen de maniobra y tuvo sensación de impunidad”, destaca De Rosa.

Este último aspecto explicaría la impericia de los asesinos. El yerno y el carnicero conocían la existencia de las cámaras, según se puede advertir por sus movimientos, pero habrían creído que no funcionaban. Por el contrario, “las imágenes son de alta calidad. El edificio tiene cámaras hasta en la escalera. Es como un Gran Hermano”, contó una fuente. “Me sorprende el grado de torpeza. Se han movido diciendo ‘aquí no pasa nada’”, aporta el criminalista Luis Olavarría. “Cuando aparece el yerno con los guantes, es porque el hecho está consumado. Fueron a matarlo”.

Fuentes del caso indicaron a PERFIL que los homicidas limpiaron la escena y se encargaron de lavar su vestimenta para borrar rastros de sangre. “Tendrían, además, el dato de que en el departamento de Fernández Montes había dinero. Indudablemente, los motivos fueron económicos”, dice Olavarría sobre el crimen.

“La codicia puede convertir a una persona en homicida, pero tiene que haber una personalidad de base sociopática, una estructura mental donde se priviligian los propios intereses, sin empatía ni respeto o miedo por las normas. En este caso, desde el principio siempre predominó el pensamiento: ‘Voy a zafar’, como lo hizo con las estafas”, concluye De Rosa.

Los roles de los tres sospechosos en un plan torpe y con cabos sueltos

Para los investigadores, el crimen del empresario de la construcción Roberto Fernández Montes está esclarecido. Sólo resta probar el papel que cumplió el mecánico César Ricardo Arce López, empleado de la víctima, que tenía un vínculo más aceitado con Santiago Corona, considerado el autor intelectual del crimen. “Querían simular un secuestro o una desaparición”, destacaron los investigadores.

Fuentes de la causa indicaron a PERFIL que Arce López habría sido el nexo entre el yerno de Fernández Montes y el carnicero Pedro Fernández Torres. El mecánico y el carnicero “se conocen del barrio. Son compinches. El mecánico tiene un pedido de detención por falsificación de documentos y creemos que cortaba autos. Lo habrían contactado para que mate al empresario”, afirmaron.

Creen que el yerno le facilitó las llaves del departamento a Fernández Torres. El carnicero, que es buscado intensamente, habría esperado en el departamento la llegada de la víctima. “Fue el ejecutor”, indicaron. Corona, por su lado, habría prestado “la logística”. Se investiga cuál era la ubicación del mecánico en el momento del crimen.

“Corona es, claramente, un psicópata con acentuados rasgos antisociales. Estos individuos son impulsivos y comenten groseros errores en la planificación de su futuro”, dice el perito Miguel Maldonado sobre el yerno. “Con respecto a los otros dos integrantes del trío letal, sólo puede decirse que eran propensos al delito (tenían antecedentes delictivos menores), aunque su escaso cociente intelectual los hace material apetecible para emprender cualquier aventura”.

El sábado 21 de enero, Corona llegó a su casa de la calle Senillosa al 300, alrededor de las 14.30, se sacó la ropa y la lavó. Lo contó su mujer al juez, Hernán Martín López, quien ordenó allanar la casa de Corona para secuestrar la ropa que estaba en el tender. Espera obtener algún resultado de la camisa clara de mangas cortas y el jean con los que el sospechoso aparece en los videos de la causa.

 

FUENTE: Perfil